jueves, 7 de abril de 2016

Postureo

A photo posted by Ferran Garrigues (@ferrangarrigues) on

Asusta con facilidad
encontrar esta habituación a los noticiarios
al dolor y la muerte escondidos
bajo el blanco de los cocineros
en las ofrendas a sus dioses metálicos.

Asusta la desesperación
de saber que ningún cambio han sido todos los cambios
y que la presencia de la vida
se ha convertido en lo de siempre.


Quien sabe si esperar el ocasional impacto
o abalanzarse a las armas
para resultar elegido en el hogar de las medusas
o reciclar el último corazón que duerme
para convertirlo en un órgano todavía más innecesario
sea la ocasión propicia para redimir la inocencia
o quizás resulte la ola de ese pequeño gesto
y seamos barridos en tromba
para formalizar el destino que transporta nuestra especie.

Qué espacio nos queda si transitamos lo mismo
y debajo del preámbulo, no existen las moratorias
cuando el ahora nos proponga el siguente juego
y ninguno tenga respuesta antes del desastre.

Asusta esta temeridad venida a menos
acorazada sensación de repetirse el tuétano
lamerse el interior desgastado de heridas coaguladas
rozarse la piel hasta dejar huella
donde ninguna caricia se abandona.

Parece quererse desperdiciar el tiempo
molerse en las posibilidades de lo inevitable
para que las certezas vengan a doblarnos
nos caigan los ojos hasta el cuévano
venga la desesperación a vernos muertos.

Parece no ser suficiente esta pose ritual
donde nos dejamos el espacio justo
para criminalizarnos el espasmo
y hacer como y no hacer nada.
Parece no ser constante esta revelación
que no haya lugar alguno para esconderse
muramos hechos de espejo, simiente y sombra
vivamos el arrastre de la suerte
bajo los bombardeos supervivientes
hijos del delirio de los justos.

Nosotros en este inevitable reducirse
volverse nadie, siendo todo abasto
empecinados en decirnos
hasta aquí hemos llegado
jamás llegando a ninguna parte.

-------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: