domingo, 1 de mayo de 2016

De las cosas que no se ven.

En las manos, se entrelaza
y no son los dedos
cuya ficción milímetro a milímetro
parece dibujarnos
no
es otra cosa
que carece de espacio 
inmune a la existencia.

Hecha de palabra
pero sin voz
es un constructo
que nos lleva directamente al centro
donde la inocencia
no ha perdido su temporalidad
y es todo ritmo
cadencia perfecta 
si cabe
llamarla dios
no estaríamos muy equivocados
pero tampoco hace falta
exagerar.

Se ha decidido así
queramos o no queramos
un puente afianza sus garras en costas opuestas
y se trenza y crece 
buscando tenderse
flotando
sobre la alfombra
que forman las mareas.

Un caminante a cada lado
paciente
esperando el momento perfecto
para cruzarse entre abrazos
y encontrar refugio
en el lugar incógnito
donde los extraños
se vuelven de oro o plata, tal que así
con este repentino desparpajo
que suelen tener las olas
justo antes de romper.

---------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: