domingo, 26 de junio de 2016

Certezas.

No es necesario escarbar demasiado
para probar esta piel comprometida
con el quejido de las explosiones cósmicas
quemando los ojos absortos
de los que vamos a morir.

No es necesario
para darse cuenta
que se acaba este momento
con la misma intensidad
que un latigazo certero de la suerte.

Mientras tanto
esperar es una azotea
a merced del terremoto
con los dedos como único sustento
único alimento que nos queda
hasta que venga la inundación.

Estructuras
cuya forma
congelada en explosión
descubre la pieza que parece encajar
un segundo antes del desplome
mientras
esta tierra que conoces
viene a decirte adiós.

------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: