miércoles, 6 de julio de 2016

No es necesario.

No necesito crecer entre la mugre del silencio
para decidir de que lado caen mis muertos
ni ser levantado cadáver bajo el imperio de la suerte
para saber donde hay que hacer fuerza
y donde hay que soltar 
para que las cosas vuelvan a su natural
sin miedo a perdernos 
en la deriva de los miedos 
en el desastre mundo que se hereda continuamente.

No es necesario ver la bala atravesando a vuestra madre
ni a vuestro hijo en el dintel 
lleno de polvo y de arrebato
mientras la explosión 
ha devorado los tímpanos
hechos para escuchar tu voz.

No es necesario justificar cada ritual
ni cada perecedera reliquia del ancestro
por el terror a ser lanzado a los infiernos
después de una muerte que llega 
mientras todavía bulles vida
y la contaminas y la reduces.

No necesito volver a enarbolar la bandera
de una patria que se desgasta
en su represiva moratoria de futuro
a veces es mejor dejar que caiga
el peso de la proximidad 
para que se llore justa la pena
de todo lo que falta por revelar.

No necesito crecer entre la mugre del silencio
para convencerte
ni para convencerme
que no pertenecemos a ninguno de estos tiempos
y viajamos observadores de esta demografía
ojeando el luto de esta humanidad
siendo espejo de cada voluntad y cada autismo
porque somos nosotros los que callamos 
en el tiempo de la duda
en el verdor de la represión.

No necesito saber que seremos nosotros
los que al morir digamos nada
porque saber 
ha sido demasiado
para explorar el misterio
hecho de lo mismo.

Y si después de toda esta negativa
te quedan fuerzas para ejercitar la voluntad
describe con las palabras entretejidas
el resumen iconoclasta de tus pensamientos
azota vendaval tormenta
la previsible molienda de los proverbios
escapa de taumaturgos y lanzadores de cartas
escapa de los magos y de los entretenimientos
apunta al lugar preciso
para ejecutar el golpe ecuatorial
y dejar caer la vieja torre
en la que siempre se protege la fractura
de esta común realidad.

---------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: