miércoles, 20 de julio de 2016

Polvorientos.

Ellos, que han caído en el olvido
no son memoria reciente
son todo el recuerdo
quedando manuscritos
en los nuevos soportes 
nada es terrible
tras la muerte
nada es terrible
queda la vida
atónita
contemplando a los muertos
su paz, o su terror
congelados
congestionados
inmóviles
la nada
se esconde 
en sus ojos 
existe el júbilo
aunque blancos de polvo
los hijos caídos
los hombres caídos
las mujeres caídas
los seres queridos
idos 
porque no les queda suerte
no nos quedan nombres para llamar
ni nos quedan esperanzas
para desactivar la fe
respaldar el amor
plantar la semilla del equilibrio
mientras masticamos la ruina
escapa el verdor de nuestra tierra
caemos en la promesa
en la turbia caricia
en el redundo de otro amanecer
nos conviene callar
la gran mayoría de las veces
el matadero extenso
nos aborda en cualquier lado.

---------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: