domingo, 14 de agosto de 2016

Esperas.

Seguimos esperando
dos estertores quirúrgicos y simétricos
mirándonos el deseo
lamiéndonos la bidimensionalidad de las pantallas
enamorados de una frase
de una línea
de los conceptos espaciales
del tiempo en la distancia
de la distancia
que es lo que parece que funciona.

Seguimos esperando
justificando el futuro
abonando el campo de la incógnita
entre tanto miedo y tanta represalia
entre tanto silencio y privacidad
de repente un chasquido
una luz tremenda
nos inhala y nos respira hacia el presente
mirándonos los ojos entendemos una inevitabilidad
nos aturdimos tanto
nos devaluamos hasta el límite
por ese tiempo de amor carnal y práctico
y nada más.

Seguimos esperando 
y se nos hacen turbias las horas
el cuerpo se muele de hacerse viejo
sin sentido y sin lugar 
sin pausa y sin preciosa cadencia
nos abarrotamos de conceptos
queremos y nos queremos 
pero no nos arriesgamos a nada
nada nos seduce lo suficiente
no existe el asidero
desde el que miremos al vacío
sabiendo que podemos fallar
fallar de manera tácita, cómplice
aprender a fallar juntos
a dejar el espacio experimental
para que crezcan las cosas 
en la medida en que nos enraícen.

Seguimos esperando
y esperando 
y esperando
y parece que nunca haya un momento 
ni un lugar perfecto
todo está supeditado a algo
que siempre es más importante
siempre más importante
como una pista
para el desastre
que nos acontece.

Seguimos esperando
te digo 
nos decimos
me dices
y aunque sean oscuras profecías
nos sentimos tan bien
en el continuo de nuestra abulia
en la pretensión de no ser nadie
de no llegar a nada
de no viajar ningún sitio
en esta incapacidad para transportarse
en este crítico desliz
donde lo damos todo
por el abrazo que nos mate
y el beso que nos entierre.

---------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: