sábado, 13 de agosto de 2016

Fingimiento.

Si esta mirada borrosa se enfanga
y debajo de la simiente que pretende
se aboca a la barbarie, al tumulto y a la cordura
no se envalentona y se abalanza
sino que escapa, soez y altiva
hacia la forma única
donde todo es calma en apariencia.

Si pretendemos levantar el horizonte
para excavar el cuajo de la tierra
mientras nos decimos huecos
y nos besamos la sombra química
el espacio vacío entre dos letras
la especia dulciamarga de nuestra revelación
y nos venimos y nos dejamos
en cada frase el aliento o el amor
toda la profunda ceguera del amor.

Si nos rompemos el desafío
convirtiéndonos en extraños
ahora que empieza la duda
y nos desnuda la simetría
nos hacemos pequeños 
díscolos, apresurados, rituales
se nos vertebra la sal
dorsal epicentro de nuestra salvación.

Si crecemos entrelazados
vainas de cuerpos precisos
hechos de cartón 
de espiritual tejido plástico
hechos de verdad y de mentira
hechos de sutil esperanza y desamparo
esperanzados 
todavía esperanzados
aguantando la fractura
hecha de distancia y símbolo.

Si nos venimos abajo
caídos, separados, justos
y se nos va la verdad de toda fuerza
en el desvarío de desvanecerse
éramos pasado ya en el presidio
este presente era póstumo
hecho de losas y sentencias
y nos venimos abajo
tan abajo
que el aire se hizo plomo
patria de la tristeza.

Si quisiéramos cambiar
hacernos de otro modo
esquivarnos los dolores
no alentar la muerte 
en el rincón perpetuo de la excusa
el exuberante redoble de la practicidad
ser de otro modo
reales mutaciones presentes
brillando nuestros ojos
a cada vergüenza superada
hecha añicos por un acercamiento
por un momento sostenido
eco y proverbio de infinito.

Si no fuéramos nosotros
y fuéramos los otros
y se nos acabara el tiempo
hoy, justamente hoy.

----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: