lunes, 26 de septiembre de 2016

El todo que nos mira.

Cuando el color preferido es a una hora del día
y difiere en el tiempo y el espacio
imposible de nombrar
cuando el indescriptible momento sucede
y la cantidad exacta de luz se adentra en el ojo
no puedes elegir si topacio o esmeralda
porque los nombres y adjetivos se disuelven
sin ninguna propiedad

(algo terrorífico para algunos
no poder convencerse que estas etiquetas
no van a lugares conocidos)

Es una felicidad inmensa saber
que el tiempo y el color morirán contigo
que la experiencia se evaporará en nosotros
el cierre perfecto para el accidente vida
cuando el color preferido es a una hora del día
y lo encuentras reflejado en alguna mirada
de esas que se cruzan efusivas, furtivas
hechas de tanta humanidad
y por un segundo reconocer que existe esta sensación
de no ser nadie
y ser todo lo que nos mira
por una sola vez.

--------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: