miércoles, 28 de septiembre de 2016

Humanitarias.

Esta humanidad sucia que nos hiende
se nos cuela en el ojo y vía abajo
hasta polucionar el interno mecanismo
que parece acomodar la podredumbre
retoño abandonado en la basura
esperando el gemido ahogado
para relatar la conciencia.

Esta humanidad tan propia
se desvencija a sabiendas
que no debe volver 
que todo lo que avanza 
es parte de un mecanismo
de inmensa vida
y la sociedad es un pasmo
mantenido en vilo
un segundo respirado
un momento sesgado de la línea del progreso.

Esta humanidad tan recóndita
que nos promete
y nos educa para formar engranajes
mientras las bocas de los santos 
se reducen a la mínima expresión
y los dientes de los expertos
saben de que va todo el tema
y siguen comiendo al mismo ritmo
jodiendo al mismo precio.

Esta humanidad heredada 
estos espacios ambíguos
donde el odio es más probable
la mugre manifiesta
el abrazo falso
cargado de veneno
las palabras viento
en el oído del que te borra
como parte de un karma
o de una consciencia colectiva
que nos hace retribuir lo justo y lo injusto
aunque pase mucho tiempo después.

Esta humanidad
donde nos sentamos 
a mirarnos
en el fondo del espejo nocturno
la sal de las espaldas
vertebración de los ojos
entregados a la lumbre.

Esa humanidad 
esta humanidad
tan jodida y amable
violenta y acústica
estallando en las cloacas del mundo
al igual que una jodida hecatombe nuclear.

----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: