domingo, 11 de septiembre de 2016

Proceso 5467.

Despertar al dorado amanecer
con el rayo único, naranja inmenso
sobre nuestro corazón
por la rendija traviesa
de un avión sobrevolando el mundo.

No significa usted nada
en esta marea constante de estanqueidad humana
donde el sueño de los otros es solamente
placentero flotar en sus cotidianos desastres
despierte 
el abismo se abre ante nosotros
únase a este camino
directo al corazón de los espacios
vuele 
entrelace los dedos 
expanda su palma
contacte esta piel prestada
redímase
vacíese
el pensamiento es solo una ilusión
la vida se entreteje bajo los cierres
entre los sepulcros de usted mismo
hechos a conciencia
trazados y genéricos
cepo de su liberación
escape
no ceda al trenzado de la realidad
trace el recorrido de su siembra
apunte el latido dentro de las grietas
el desplegar tácito de las arrugas
para leer en sus pliegos
las líneas invisibles de cada acto 
al que no asistió usted nunca
oscurézcase
dese por vencido
aprenda a desvestir
este ritual quimérico al que usted se asocia
revuélvase en el intestino de su materia
recurra a la incógnita
al delirio del laberíntico madurarse
exprese la verdad permanente en su reducto
no conceda una pausa a la marea mundana
no se deje arrastrar por el tsunami de los hombres
permanezca un instante 
inmóvil ante el seductor avance de las aguas
ante lo flexible manténgase erguido
no se convierta en líquido hasta necesitarlo
pero navegue, también navegue
marque sus posiciones
recuerde el trazo de su ritmo
more en el hilo que la parca anuda
estremézcase 
avance
no espere a nadie
espérelos a todos
que todos vuelan en su nombre
que las voces le varan en su contra
reflejándole la propiedad y el espanto
acúnese y no deprima la certeza
que somos equivalentes y perpétuos
al igual que dispares y contingentes
en el remedio espiral que nos constata
en la parábola inconsistente que nos precede
así, nosotros
los ningunos 
hechos de todo lo intocable
somos y no
y no nos importa demasiado
si no llegamos a ser
algo 
cualquier cosa
de lo que ellos esperaban
mientras suceda el tiempo
en los lugares correctos
en las pausas de lectores de costumbre
de esta profecía 
singular
propia
sin aparentes resultados.

----------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: