sábado, 29 de octubre de 2016

Está usted solo.

Excúseme la pausa
el deseo de palidecer en la desidia
el descontento, la rabia, los celos
errores comunes mal diseñados
que todavía bregan en esas partes
bajo las pausas críticas
a la espera de un cataclismo.

Excúseme, perdóneme, lo siento
la verdad es que duele condicionalmente
pero se pasa, parece que no haya sucedido
y esta será en parte la vida
ausencia triste imposible de volver.

Espere, espere, parece que quiera retenerle
pero no se equivoque
empieza un rotundo hueco a desatarse
a devorar los dientes, la magia, el humo
a no querer estar, ni regresarse
masticando labios y punzante premura
acabando el principio antes de agotarlo
muriendo la lenta muerte de los acontecimientos
devorando el cruce místico de la farsa.

Quizás no sea posible entender un ápice
o librarse de la capacidad lectora
no sea necesario volver a tergiversarse
para abandonar la saturación de voces
morirse de ganas de besar
algo que no existe
tocar algo que no desea
mirar las cosas que desaparecen.

Aprenda, hay un camino que no está abierto
una puerta cerrada a dolor y llanto
un cristal que no deja transparencia
la voluntad indestructible de quien se pierde
este camino de soledad pujante
al que usted debió adscribirse
y nunca jamás abandonar.

Está usted solo.

Que nadie intente convencerle
de que esto no es así.

-------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: