domingo, 11 de diciembre de 2016

Un cazador fatal.

No sé buscarte
ni en las espaldas frías
de amantes colapsados
en los recovecos tiernos
de amantes satisfechas.

No sé buscarte
ni decidir si existes
bajo la piel 
entre los labios
en las miradas
mientras este poema toma forma 
y parece que la insensatez 
hiera el hondo poeta
para hacerle decir 
las mismas 
siempre las mismas cosas.

No sé buscarte
esta es la verdad 
pura, dura, simétrica
devuelta en los espejos
no sé buscarte
y me acomodo en cualquiera
y cualquiera encuentra un lugar 
donde apoyarse
un espacio químico
una voz pausada
una piel tersa
un simulacro de hombre
un movimiento pasajero
una presencia atada a esta presencia.

No sé, buscarte
se ha convertido en esta farsa
en una falsedad, forzada quimera
esperpento de ideas, anhelos,
esa esperanza ciega, medida a golpes
esos tiempos muertos
sin voz y sin palabra
sin relleno y sin silencio
donde parece que las grietas de este mundo
sean más grietas
más grito
menos danza 
coraje de baile
arrojado a la muchedumbre.

No sé buscarte 
y en estas me pierdo
intentando decir lo que ya se dijo
las formas todas
tomadas de cualquier diccionario
arrancadas de los tomos de otros poetas
de otros que escribieron 
justo esto que intentamos decir
esta estratagema para tejer la red
esperar a que esta inmaterialidad exultante 
se quede atrapada en nuestra tela
y devorarla muy despacito
porque es justo lo que andábamos buscando.

-----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

No hay comentarios: